Ir arriba

martes, 29 de julio de 2008

Inmersión lingüística IV [Conclusiones]

Tras haber concluido el programa de inmersión lingüística organizado por la UIMP y el Ministerio de Educación y Ciencia, sólo puedo decir que las sensaciones han sido muy positivas, a todos los niveles.

Contra todo pronóstico, las 8 horas de clase no se han hecho largas ni tediosas, más bien todo lo contrario: eran dinámicas y entretenidas, por lo que el tiempo pasaba volando. Esto, según mi opinión, es gracias a los profesores (que eran todos muy simpáticos y en algún caso algo chiflados) y al método de enseñanza. Este programa sigue el Método Vaughan, del que yo no había oído hablar nunca antes, pero parece ser que lleva 30 años implantado en nuestro país. A grandes rasgos, consiste en dejar de lado los típicos ejercicios escritos en los que se repiten cientos de veces las mismas estructuras para aprenderlas de memoria (lo que se suele hacer en el colegio) y llevarlo al nivel oral, utilizando y repitiendo frases que pueden surgir en cualquier conversación. De esta manera, en lugar de aprender una estructura en forma de fórmula, la utilizas para interactuar con tus compañeros, viendo los distintos matices y usos.


Otra ventaja de este programa han sido sin duda los grupos reducidos, que no superaban en ningún caso los 6 ó 7 alumnos, por lo que todos participábamos constantemente, logrando progresar. En mi caso, me asignaron el nivel 6C, donde éramos 5 alumnos. En el programa existían 7 niveles, con tres subniveles cada uno (A, B y C), por lo que el máximo era el 7C, así que un 6C creo que no está nada mal...

Además, existían los llamados "conversation buddies", estudiantes extranjeros, en muchos casos nativos (británicos o americanos) que compartían mesa con nosotros en las comidas para mantenernos hablando inglés.

Pero no todo son alabanzas, también hay críticas. Lo más flojo han sido sin duda las actividades programadas por las tardes, que eran poco o nada interesantes (a excepción de la fiesta de despedida), haciendo que la gente se buscara planes independientes, lo que ha llevado a que no todo el mundo se conociera.

4 comentarios:

Eduardo dijo...

Guau!, este programa suena muy interesante, durante el programa dormíais allí o ibais a casa?. Lo pregunto porque he conocido gente que ha hecho programas similares en la sierra de Madrid o algo así, donde te pasas unos días aislado de la realidad hablando sólo inglés.

Bueno, un saludo a todos los que aun seguís en España y ánimo que ya queda menos para nuestro año fuera.

Dave! dijo...

No, no volvíamos a casa, estábamos alojados en un colegio mayor en Metropolitano, pero no estábamos aislados totalmente, ya que podíamos entrar y salir cuando quisiéramos, pero la verdad es que se interactúa bastante en inglés...

¡¡Un saludo para los States!!

Andrés dijo...

Hola, soy el que estaba en tu grupo en el curso de inmersión. Pues hoy me he dado cuenta que tenías espacio asociado al messenger y a través de ahí he descubierto tu blog.

Me suelen gustar los blogs de viajes asi que he estado echandole un vistazo al tuyo, en cuanto tenga algo más de tiempo lo miraré en mayor profundidad.

Por la fiesta de despedida a cual te refieres, la que organizaron ellos el jueves o la que nos montamos nosotros solitos el viernes, jajaja.

Pues nada tio, recuerdos y espero que estés disfrutando tu año erasmus en Praga.

PD: Tengo una amiga checa de Praga que está de erasmus aquí en Salamanca, mi primera palabra en checo fue "chap" (Čáp), anecdota bastante curiosa.

Dave! dijo...

Hola!! Joder, cuánto tiempo sin noticias tuyas...

La verdad es que tengo el blog un poco bastante abandonado, sólo hay que ver la fecha del último post, pero tengo algunas cosas que contar, viajecitos por Europa del Este, fiestas y demás... A ver si saco un rato y lo pongo al día, ¡que ya está bien!

Por supuesto que no tengo queja ninguna de "nuestra fiesta de despedida"... ¡Fue buenísima! Jajaja.

¡Un abrazo!